Saltar al contenido
Trabajar.pro

Cómo entrar a trabajar en una funeraria

como entrar a trabajar en una funeraria

Cuando oímos o mencionamos la palabra funeraria (ese sitio especializado en el entierro o incineración de personas fallecidas), a muchos se nos ponen los vellos de punta. ¡A qué negarlo!

Ahora bien, aunque la muerte es algo natural, los familiares de los fallecidos necesitan ayuda de profesionales para gestionar todo lo relacionado con el entierro o la incineración. De ahí que, pese a que no todo el mundo valga para estos menesteres, en este artículo vamos a ver cómo entrar a trabajar en una funeraria.

Puestos de trabajo en un tanatorio

Como decíamos, no cualquiera está capacitado para trabajar en una funeraria, ya que la muerte puede afectar bastante anímicamente a algunas personas, pero lo cierto es que este trabajo abarca diversos campos de lo más variados. 

Por tanto, nos encontramos ante una salida laboral para profesionales de distintas ramas, y aunque para cubrir algunos puestos en estas empresas se necesite tener más estómago, (si nos permites la expresión), otros son más comunes y menos duros, y están enfocados a la coordinación de los actos del centro. Vamos a ver cuáles son todos esos puestos y en qué consisten

Técnico en Tanatoestética

Dicho tal cual, lo más posible es que no tengas ni idea de la labor de este profesional, pero la cosa cambia si te contamos que así es en realidad como se llama el maquillador de personas fallecidas.

El técnico en tanatoestética es especialista en estética y maquillaje para pieles de aquellos que han pasado a mejor vida. Como se deduce, es el profesional que se encarga de que los fallecidos tengan el mejor aspecto posible, dentro de lo que cabe, cuando los familiares y amigos lleguen a la funeraria para el velatorio.

Técnico en Tanatopraxia

Podría pensarse que lo del buen aspecto físico del fallecido es lo único que cuenta, pero no es así. Hay otros factores a considerar, y es que aquellos, en muchas ocasiones, tienen tejidos, prótesis, marcapasos y otra serie de dispositivos contaminantes que han de ser retirados de cara al entierro o la incineración.

Quizás te estés preguntando, y con razón, si esta no es una labor de los médicos o forenses. El caso es que NO. Para esto están los técnicos en tanatopraxia, quienes tienen los conocimientos necesarios que les faculta para ello, como paso previo a la reconstrucción y restauración del cadáver.

Agente funerario

Los agentes funerarios no son personal sanitario como tal, pero sí profesionales que poseen conocimientos básicos en cuanto a anatomía y fisiología humana se refiere. Ellos son los encargados de identificar las alteraciones post-mortem para realizarle el proceso de embalsamamiento más adecuado a cada persona fallecida.

Básicamente esa es su función, aunque estamos hablando de especialistas de mucha valía a la hora de coordinar los servicios funerarios, dado que se trata de personas formadas en todos los ámbitos de la Gestión Funeraria.

Forense

A decir verdad, aunque su labor esté estrechamente ligada a las funerarias, el forense no trabaja directamente en estos centros. ¿Pero qué es un forense realmente?

Un forense es un médico especializado en los cambios del cuerpo humano desde el fallecimiento hasta la desintegración. En consecuencia, es la persona encargada de estudiar y certificar la causa que condujo a la muerte.

Recepcionista

Este es uno de los cargos a los que nos referíamos al principio de este apartado, cuando hacíamos alusión a los puestos menos “crudos” dentro de una funeraria, ya que la función que desempeña este profesional viene a ser más o menos la misma que la de un recepcionista de cualquier otro negocio u oficina. 

¿Cuál es esa función? Pues el recepcionista es la persona que debe encargarse de atender las llamadas telefónicas y de recibir a quienes llegan al tanatorio, facilitándoles toda aquella información que precisan (en qué sala está el fallecido, los horarios etc.). 

Como ves, nada tiene de particular si eres de aquellos a los que la muerte les impresiona sobremanera y piensa que por eso, bajo ningún concepto, podría buscar empleo en funerarias.

Administrativos y personal de oficina

Cuando una persona fallece, al duelo de los familiares hay que sumarle los diferentes trámites, como por ejemplo hacer constar la muerte en el Registro Civil y dejar constancia, además, de la fecha, lugar y hora del entierro. 

Se da por hecho que el círculo íntimo del fallecido bastante tiene ya con lo que tiene, por eso los administrativos, junto al personal de oficina, son quienes se encargan de dichas gestiones, así como de asesorar a la familia en cuanto a las diversas gestiones a realizar.

Tanatoplásticos

Digamos que trabajan en conjunto con los maquilladores, al objeto de que los fallecidos presenten el mejor aspecto físico posible. Estos profesionales se encargan de su aseo y de           su preparación, a fin de poder dejar el ataúd abierto durante el velatorio.

Tanatoprácticos o tanatopractores

Los tanatoprácticos o tanatopractores cumplen una de las tareas más delicadas, por no decir impactantes, dentro de la funeraria. No debemos olvidar que hay personas que mueren en circunstancias violentas, como por ejemplo a raíz de un accidente de tráfico o de alguna enfermedad que las desfigura, afectándoles el rostro.

En estos casos es preciso reconstruirlo mediante la tanatoplastia (técnicas, procedimientos y protocolos quirúrgicos que se aplican a un cadáver para reconstruirlo) y estas son los profesionales que la llevan a la práctica.

Sus objetivos son entre otros, hacer desaparecer los hematomas con químicos especiales, crear piel con cera y plastilina, colocar tabique con yeso o diseñar estructuras craneales con alambres. 

Conductores

Los conductores de estas empresas son los profesionales destinados a recoger los cadáveres para llevarlos a la funeraria. Asimismo se encargan de trasladarlos hasta el cementerio. 

Psicólogos 

Habida cuenta de las circunstancias, nada hay de extraño en que muchos tanatorios dispongan de un servicio de psicología para prestar atención psicológica a los familiares de los fallecidos, ayudándoles en lo posible a sobrellevar el duelo. 

Poco hay que añadir al respecto, ¿verdad? Bueno, pues, como ya habrás visto, las ofertas de empleo en servicios funerarios son diversas.

¿Qué requisitos necesito para trabajar en una funeraria?

trabajar en una funeraria

Ahora que ya te hemos explicado cuáles son los puestos de trabajo en estos centros y de qué van, quizás te estés preguntando ¿necesito reunir muchos requisitos si quiero trabajar en una funeraria?

Como sucede en todas las empresas, hay que cumplir una serie de requisitos para trabajar en una funeraria, máxime si tenemos en cuenta lo peculiar del trabajo en servicios funerarios y tanatorios. Te los contamos a continuación…

Poco escrupuloso

Reconozcámoslo, de por sí, el tener que trabajar con cadáveres puede resultar muy difícil, pero lo es más si le añadimos que no todos los cuerpos que llegan han fallecido recientemente ni están en buenas condiciones y aseados. 

Esta circunstancia puede suponer un gran problema para algunas personas, por lo que si eres demasiado escrupuloso será mejor que busques otras alternativas laborales, ya que trabajar en funeraria no sería lo más acertado en tu caso.

Respetuosos

Como es natural, trabajar en un tanatorio también implica tratar con el mayor respeto posible los cuerpos de los fallecidos. Mismo respeto y educación que se extiende a los familiares, lógicamente.

Conocimiento de diferentes religiones

Nada hay de extraño, sobre todo en los tiempos que corren, en que a los aspirantes a un empleo en funeraria se les exija que conozcan los pilares básicos de diferentes religiones, por aquello de que los ritos de enterramiento no son iguales en todas.

Tengamos en cuenta que en ciertas culturas no se admite que al fallecido se le asee o se le vista, cosa que hay que saber, así como respetar.

Puestos a hablar de conocimientos, y aunque no tenga relación con lo que decíamos, otra de las cosas que deben saber aquellos trabajadores en contacto directo con los cuerpos es las normas de seguridad, al objeto de poder desenvolverse en estos entornos sin riesgo a contaminarlos, sufrir enfermedades o accidentes laborales.

Disponibilidad horaria

Tal vez suene un poco frívolo, pero la muerte no entiende de horarios. Precisamente por eso, el trabajo en tanatorios tampoco tiene límites en el tiempo, así que los profesionales del sector deben tener especial disponibilidad para trabajar tanto los fines de semana como los días festivos.

De la misma manera tienen que estar dispuestos en todo momento para hacer guardias. ¡Ojo!, con esto no quiere decirse que tengan que encontrarse físicamente en su lugar habitual de trabajo, pero sí que han de estar disponibles por si surgiera una urgencia.

¿Qué sueldo tienen los trabajadores de los tanatorios?

Esta es una de las cosas que más te interesará conocer cuando de trabajar en un tanatorio se habla. Pues bien, el sueldo de un empleado de funeraria irá siempre en función del puesto que ocupe dentro de ella, porque no es lo mismo hablar de cuánto cobra un maquillador de muertos que de cuánto cobra un recepcionista, como es normal. 

De todas formas, hazte idea de que la media está en torno a los 1.200 € al mes, pudiendo llegar a cobrarse unos 1.500 € si hablamos de hacer guardias o tener que efectuar desplazamientos de larga distancia (en el caso de los conductores). En vista de cómo está el patio en cuanto a trabajo se refiere, no está mal, ¿verdad?

Cursos para trabajar en un tanatorio

Hasta aquí nuestro artículo, que esperamos te haya resultado útil y no quisiéramos terminar sin recomendarte una serie de cursillos que te vendrán muy bien para incluir en ese currículum con vistas a buscar trabajo en funerarias.

Curso de tanatoestética y tanatopraxia con prácticas en tanatorio

En ImásD Forma tienes a tu disposición este curso en el cual se combinan teoría y práctica, y que te permite acceder a la titulación oficial de Tanatopraxia. Se trata de una formación a distancia diseñada para aquellas personas que deseen trabajar en el sector de las funerarias, mejorando el aspecto físico de los fallecidos.

El temario se desglosa en las siguientes materias:

  • Tanatoestética
  • Restauración y conservación del cadáver
  • Extracciones de tejidos, prótesis, marcapasos y otros dispositivos contaminantes que se hallen en el cadáver
  • Manejo de técnicas y habilidades relacionadas con la prestación del servicio de tanatopraxia
  • Conservación transitoria y embalsamamiento de cadáveres con productos biocidas

La parte teórica se complementa con un módulo de prácticas no laborales en el que los alumnos podrán llevar a la práctica lo aprendido en el curso

Curso de experto en inteligencia emocional en entorno sanitario, tanatorio y duelo

Instituto HES tiene, entre otros, este curso online de 300 horas de duración y que está enfocado a aquellos expertos en  inteligencia emocional, cuyo propósito sea desarrollar su labor en el ámbito sanitario y del duelo.

Los alumnos matriculados en este curso recibirán las claves pertinentes para poder acceder a un aula virtual donde tendrán a su disposición todo el contenido del curso. Al finalizarlo se les otorgará un diploma certificando su formación. 

Dichos diplomas llevan sello de notario europeo que acredita su validez, autenticidad, así como los contenidos estudiados tanto a nivel nacional como internacional.

Curso de experto en comunicación y atención al cliente en servicios tanatorios y funerarios

Instituto HES  pone también a tu disposición este curso de 300 horas en dos modalidades: online o a distancia. En la modalidad online el alumno encontrará todo el material necesario en el aula virtual, mientras que si lo realiza a distancia recibirá en su casa los manuales de estudio y los cuadernos de ejercicios.

Este curso es fundamentalmente para personas que quieran trabajar en funerarias teniendo trato directo con aquellas que acaban de perder a sus seres queridos. Por ese motivo se trabaja en las habilidades sociales, las técnicas comunicativas y sobre todo, en la comunicación de malas noticias.

Suturas y prácticas complementarias en tanatorios

Tanatos Formación y Consulting imparte este curso intensivo que consta de una parte teórica y otra práctica, y que se realiza en un único día. Su duración es de cuatro horas lectivas. Dadas las peculiaridades de la materia, es un curso presencial que imparten profesionales del sector en los emplazamientos de esta empresa en Madrid y en Santiago de Compostela.

En resumidas cuentas, un curso de suturas, destinado al personal sanitario y al que trabaja en la parcela de la tanatopraxia.

Curso de prácticas en tanatorios

Este curso presencial corre también a cargo Tanatos Formación y Consulting y dura un mes. Está pensado de cara a aquellos profesionales de la tanatopraxia que consideren que necesitan ampliar sus prácticas para poder desarrollar mejor su trabajo. Al igual que el curso de suturas, se imparte en las sedes de Madrid y de Santiago de Compostela.

Conoce las profesiones con más demanda de empleo en 2019:

Cómo entrar a trabajar en una funeraria
5 (100%) 1 vote[s]