Saltar al contenido
Trabajar.pro

Funcionario de prisiones 2019: requisitos, oposiciones y cuánto ganan

trabajar en prisiones

¿Llevas tiempo dándole vueltas a la idea de convertirte en funcionario de prisiones?, ¿andas comentándolo últimamente más en serio con tus amigos y tu familia porque crees que es hora de ponerte en marcha?, ¿estás desorientado y buscas información para saber por dónde comenzar? Déjalo en nuestras manos.

Si tu objetivo es formar parte de la plantilla, quizás te interese saber qué hace un funcionario de prisiones realmente, así como cuánto cobra y demás. Estamos  convencidos de que serán muchísimas las dudas que tengas en ese sentido.

Es más, seguro que una de ellas será si es peligroso ser funcionario de prisiones, por lo que a lo largo de este artículo vamos a ver si tus temores son fundados o no y, por supuesto, a procurar facilitarte toda la información importante para trabajar en prisiones.

¿Qué son los funcionarios de prisiones?

En primer lugar, debes saber que en España los cuerpos de funcionarios de instituciones penitenciarias dependen de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias que actualmente se integra en el organigrama del Ministerio del Interior (antiguamente se integraba en el Ministerio de Justicia).

Los funcionarios de prisiones son las personas encargadas de que los internos cumplan con el reglamento del centro penitenciario. Dependiendo de la especialidad, velarán por la seguridad interna mediante el sistema de circuito cerrado, la administración de los departamentos con presencia de reclusos o el día a día de estos.

Es cierto que estamos acostumbrados a verlos en las películas como personas tras un cristal, encargándose de las entradas y salidas de los presos o visitantes, pero la realidad es distinta y va más allá de eso.

trabajar en la carcel

Funciones de un funcionario de prisiones

Ya hemos descrito a grandes rasgos en el apartado anterior la figura del funcionario de prisiones. Ahora vamos a profundizar un poco en cuáles son sus funciones en el día a día. Podría decirse que la tarea principal de los funcionarios de prisiones es garantizar a los delincuentes un entorno seguro y sin riesgos, y ayudarles a rehabilitarse.

Básicamente, su trabajo tiene dos objetivos: por un lado, proteger a la población, y por otro, reducir el riesgo de reincidencia de los reclusos. Sus puestos de trabajo se desarrollan en centros para menores, cárceles y cárceles de alta seguridad para criminales con condenas muy largas.

Normalmente los presos masculinos y femeninos suelen permanecer en prisiones separadas, pero no es raro ver a mujeres funcionarias trabajando en cárceles de hombres y viceversa. Al margen de dicha circunstancia, estas son las funciones del funcionario de prisiones:

  • Mantener el orden y la seguridad.
  • Controlar y cuidar de los presos, apostándose en lugares estratégicos del recinto, como accesos o puestos de vigilancia o a través de los monitores de las cámaras de vigilancia.
  • Tratar con comportamientos difíciles.
  • Controlar posibles situaciones tensas.
  • Supervisar el trabajo de los presos, actividades de recreación y visitas familiares.
  • Registrar las celdas en busca de drogas o armas.
  • Patrullar los edificios y las instalaciones en general.
  • Supervisar de forma rutinaria a los presos.
  • Llevar a cabo procedimientos de inmovilización física de un preso siempre y cuando sea necesario.
  • Velar por el establecimiento de derechos derivados de las políticas penitenciarias, como puedan ser incentivos y privilegios.

Determinados funcionarios cuentan con una formación especial en materia de adiestramiento de perros o en técnicas de seguridad electrónica. Otros se encargan de la recepción de nuevos reclusos, la emisión de uniformes y tareas administrativas. También cooperan con el personal médico de sus enfermerías y con el resto de empleados de los centros penitenciarios.

Incluso, en las cárceles y centros de detención donde los delincuentes permanecen pendientes de sentencia, los funcionarios de prisiones tienen como misión evaluarlos, al objeto de determinar el tipo de la cárcel a la que han de ser trasladados. Otra de sus tareas es redactar informes sobre los presos en las distintas etapas de su condena.

Aunque esto no sucede en todas, en algunas prisiones los funcionarios también desarrollan la función de acompañamiento (conduciendo a los prisioneros hacia el patio o de vuelta a las celdas, o trasladándoles a otra prisión).

Los funcionarios de prisiones ayudan a establecer objetivos de educación, formación, trabajo y actividades para los presos que les ayuden a la reinserción social una vez que son liberados. Además, prestan atención y apoyo a los reclusos en riesgo de autolesionarse.

Más allá  de lo dicho, promueven activamente la lucha contra la intimidación y también intervienen en programas de rehabilitación de drogodependientes. Para llevar a cabo sus tareas, los funcionarios de prisiones, generalmente, llevan un uniforme y usan walkietalkies para estar en contacto con el resto del equipo.

La otra cara de la moneda es que, sin estar armados, los funcionarios de prisiones españolas atienden a casi 60.000 presos, algunos de ellos altamente peligrosos y violentos.

funcionarios de prisiones

Puestos de trabajo por áreas del funcionario de prisiones

Los funcionarios de prisiones, dado que son personas expertas en el manejo del estrés, en técnicas de control emocional y de resolución de problemas, en asertividad y empatía y en estrategias de gestión de conflictos, están cualificados para desempeñar diversas actividades según su área de trabajo correspondiente en el Centro Penitenciario.

Área de vigilancia

Diremos que, en esta área, la función principal del funcionario de prisiones es controlar los movimientos del recluso y, por consiguiente, el mantenimiento del orden en general. El área de vigilancia se trata de un sector de trabajo que está estrechamente relacionado con las tareas de educación y rehabilitación de los presos.

Por ese motivo, una de sus tareas es la colaboración con los equipos terapéuticos y educativos de la institución penitencia. En esta área de trabajo, dedicada sobre todo a la seguridad interna del establecimiento, se llevan a cabo las siguientes labores básicas:

  • Tomar medidas de seguridad interior como pueden ser los recuentos, cacheos, registros, controles, cambios de celda y actividades de control general a la hora de las salidas de los reclusos en dirección a otros módulos o al exterior del establecimiento.
  • Observar a los internos para comprobar su comportamiento, sus movimientos y las actividades y relaciones que establecen con el resto de reclusos.

Turnos de trabajo y Horarios

En cuanto a los turnos de trabajo en el Área de vigilancia, existen dos:

  • V1. Primer y segundo día de la semana, trabajando de mañana y tarde. El tercer día de noche. A continuación se disfruta de cinco días libres y se entra a trabajar el sexto.
  • V2. Primer día y segundo se trabaja de mañana y tarde. Luego se libran los 4 días siguientes y se vuelve a trabajar el quinto día.

Oficinas

Un funcionario de prisiones en las oficinas se dedica primordialmente a tareas burocráticas. Tales oficinas son lugares de trabajo que no están en contacto con los reclusos.

Dichas funciones comprenden un amplio abanico que abarca desde la recogida, tratamiento y cesión de datos personales de los reclusos, hasta el registro y tramitación de la participación de estos en actividades que se desarrollen en la institución. Te citamos algunas de esas tareas de gestión y tramitación:

  • Gestionar y tramitar todo lo concerniente al ingreso en prisión: datos identificativos, tipo de delito, disposición judicial relacionada y hora y día de vencimiento del plazo máximo de detención. Y reconocimiento médico inicial e inscripciones, si se da el caso, en programas de tratamiento específicos, circunstancia que queda a criterio del trabajador social y educador de la institución. Igualmente, coordinación de situaciones especiales como por ejemplo el ingreso de internas con hijos.
  • Tramitar la salida de prisión: excarcelación, certificados, ayudas, etc.
  • Desarrollar tareas de facilitación administrativa de conducciones y traslados: recursos.
  • Hacerse cargo de las informaciones, quejas y recursos.
  • Gestionar todo lo correspondiente a comunicaciones y visitas (comunicaciones escritas, telefónicas, con abogados, recepción de paquetes y encargos, etc.).

Área mixta

En el caso del área mixta pueden llevarse a cabo tareas tanto de vigilancia y control como de tipo burocrático, administrativo o de atención al público.

Para terminar esta sección, hay que tener claro que estos funcionarios del Cuerpo de Ayudantes pueden ocupar, en función de las áreas que hemos descrito, puestos como: jefe de servicios, coordinador de servicios, jefe de oficinas, jefe de área mixta o vigilante, por ejemplo.

funcionario de prisiones

¿Qué requisitos necesito para ser Funcionario de prisiones?

Ahora que ya te hemos explicado lo que es y cuáles son sus funciones, vamos a contarte  qué requisitos debes reunir si este es el objetivo que te has marcado. Ten presente que el incumplimiento de uno solo de estos puntos te impedirá el acceso a ese empleo.

Edad y nacionalidad

Los aspirantes a funcionarios de prisiones deberán tener un mínimo de 18 años y no exceder la edad de jubilación, es decir 65 años. Para poder acceder al cuerpo de funcionarios es indispensable, además, tener la nacionalidad española.

Titulación académica

Asimismo, para poder optar a las plazas del cuerpo especial de funcionarios de prisiones es necesario tener una titulación universitaria, como la carrera de Enfermería para trabajar como enfermero en cualquier centro penitenciario. No obstante, para puestos de ayudantes solo se necesita el título de Bachillerato o de FP de Grado Medio.

Experiencia laboral

Los funcionarios de prisiones necesitarán haber trabajado durante dos años al menos en una plaza de tipo C1 antes de conseguir un ascenso. Como es lógico, en los demás casos no se exige experiencia previa.

Antecedentes penales

Los funcionarios de prisiones no podrán tener antecedentes por delitos graves. Por otro lado, no deben haber sido inhabilitados para el desempeño de un empleo público.

Aptitud médica

Los aspirantes a funcionarios de prisiones tendrán que certificar que no padecen ninguna enfermedad que les impida el ejercicio de las funciones propias del puesto que están solicitando.

¿Qué características debe tener un empleado de prisiones?

ser funcionario de prisiones

Bueno, ya hemos dado un repaso a los requisitos indispensables para convertirte en funcionario de prisiones, pero no acaba ahí la cuestión. Lo que queremos decir es que hay otra serie de factores que también son de suma importancia en el perfil que debe dar el funcionario. Te citamos cuáles son las principales:

  • Tiene que ser firme y justo, y capaz de actuar con autoridad cuando las circunstancias lo requieran.
  • Debe tener facilidad a la hora de tratar con personas de diferentes orígenes y experiencias.
  • Un funcionario de prisiones tiene que ser una persona comprensiva, sensible y accesible. Del mismo modo, deberá comprometerse a colaborar en la rehabilitación de los delincuentes.
  • Ha de permanecer atento a la seguridad en todo momento.
  • Necesita actuar con rapidez y mantener la calma durante una crisis.
  • Se vale de iniciativa propia.
  • Por último, el funcionario de prisiones precisa estar en forma y activo.

Hasta aquí las cualidades básicas, pero además se valorarán las siguientes:

  • Capacidad de tomar decisiones.
  • Habilidades para las relaciones interpersonales, así como de comunicación y de saber escuchar.
  • Paciencia.
  • Aptitudes para el trabajo en equipo.
  • Tener confianza en sus habilidades.
  • Sentido del humor.
  • Una mente abierta.
  • Pericia a la hora de redactar informes.

A parte de todo lo expuesto, los funcionarios de prisiones deben estar preparados para trabajar en turnos, necesitan dotes de enseñanza y deben ser capaces de explicar las cosas con claridad. Como es natural, los requisitos de calificación varían dependiendo de la función específica que deban cumplir.

El acceso a esta profesión también está limitado por una serie de requisitos médicos que deberían consultarse antes de intentar meterse de lleno en ella. Ni que decir tiene que se necesita estar dotado de buena visión (con gafas o lentes de contacto si es necesario).

Sueldo de un funcionario de prisiones

Este será, sin duda, uno de los factores que más te interesará conocer sobre los funcionarios de prisiones. Pues bien, vamos a ver  cómo son los salarios en este gremio.

Antes que nada, decirte que los ayudantes de Instituciones Penitenciarias están dentro de la clasificación profesional de grupo C1 del cuerpo de Funcionarios del Estado. Por lo tanto, pueden percibir una retribución bruta al año entre 25.000 y 30.000 € con 14 pagas (una paga extraordinaria en diciembre y otra en junio).

Con todo, el salario normal de los trabajadores de este sector es de 1.700 € netos mensuales. A esta cantidad se le pueden sumar otros pluses como son los complementos de destino, trienios de experiencia y turnos.

La experiencia es otro de los factores por los cuales se puede incrementar el salario hasta los 36.000 € brutos anuales. También lo es el trabajar en un destino insular o un destino de mayor peligrosidad, como por ejemplo en un hospital psiquiátrico o de categoría especial.

Asimismo, aquellos funcionarios que acceden al cuerpo especial (casos como el de enfermeras o médicos, por citar algunos) reciben salarios que superan los 2.500€ en catorce pagas anuales. Por el contrario, salen peor parados en ese sentido los empleos de oficina sin contacto directo con los presos, que no superan los 1.400 euros de media.

Como comprobarás por lo visto hasta aquí, no solo el salario resulta atractivo. Las condiciones de trabajo del personal de prisiones hacen de las oposiciones de funcionario una de las más concurridas. 

Otro aspecto importante que no queremos dejarnos en el tintero es el tema de las vacaciones. Los empleados públicos tienen 22 días hábiles de vacaciones al año, 6 días de asuntos propios anuales y pueden elegir jornadas de trabajo continuas en régimen de mañana o tarde. ¿No está mal, verdad?

¿Cómo ser funcionario de prisiones?

Llegados a este punto de nuestro artículo, vamos a tratar el asunto verdaderamente importante: cómo llegar a ser funcionario de prisiones.

Sin ánimo de desmoralizarte, tenemos que decirte que no todo el monte es orégano. Sí, seguramente ya sabes a qué nos estamos refiriendo. Para alcanzar un puesto de funcionario de prisiones, una de las principales dificultades es el temido proceso de oposición, dado que esta es la única vía para el desempeño de un empleo en un centro penitenciario como Ayudante o Funcionario del Cuerpo Especial.

Si a pesar de todo estás decidido a dar el salto, el primer paso para la preparación de las oposiciones a funcionario de prisiones es que te informes sobre la convocatoria más próxima. Para ello, tienes la posibilidad de consultarlo en la web de Instituciones Penitenciarias del Estado.

En ella verás toda la información relativa a los procesos abiertos para la selección de nuevo personal funcionario o personal laboral. En cada caso podrás acceder a toda la información referente a sus oposiciones, al temario o el modelo de solicitud. Una vez aceptada la solicitud al proceso deberás someterte a  las pruebas oficiales de oposición.

Oposiciones funcionario de prisiones

Vamos a explicarte a grandes rasgos en este apartado en qué consisten las oposiciones para funcionarios de prisiones. Estas oposiciones constan de tres fases que deben superarse independientemente para poder acceder al puesto solicitado:

Primera fase: Los opositores tendrán que superar un examen tipo test con 150 preguntas. A la hora de la corrección de este ejercicio se aplicará el método de penalización por respuesta incorrecta. Para superar esta fase es necesario haber estudiado el temario de funcionario de prisiones vigente en la convocatoria. Si te estás preguntando cuánto tiempo tendrás para la realización de la prueba, te informamos que dispondrás de 2 horas y 15 minutos en total.

Segunda fase: La segunda prueba de esta oposición consistirá en 10 casos prácticos de los que se desprenden 5 preguntas tipo test, en las cuales solo hay una contestación válida y cada respuesta errónea penaliza también. En cuanto al tiempo para realizar esta prueba es de una hora y cuarenta minutos.

Tercera fase: Los aspirantes a funcionarios de prisiones deben superar un reconocimiento médico destinado a la detección de enfermedades o lesiones que pudieran impedir el ejercicio de las funciones del puesto solicitado según las causas de exclusión médica que verás detalladas en la convocatoria.

Opiniones de los Funcionarios de Prisiones:

Esperamos que todo lo expuesto en nuestro artículo te haya servido de ayuda. Por nuestra parte, solo nos queda desearte mucha suerte en tu proyecto, pero no quisiéramos irnos sin dejarte algunas opiniones de funcionarios de prisiones. Como verás, entre ellas, hay de todo como en botica.

“Las relaciones entre presos e internos son más sanas y normales de lo que la gente pueda pensar, porque al fin y al cabo, son muchas horas las que pasamos juntos y es difícil no entablar cierta relación”. 

“Realmente, trabajar en prisión no es tan sórdido como puede parecer”.

“Al trabajar con personas, mi trabajo es de todo menos monótono, pero eso sí, con unos horarios reglamentados. Aquí, cada día es diferente al anterior. Hay días en que puedes tener problemas con internos y otros ser muy apacibles y tranquilos, pero en líneas generales digamos que nuestros problemas, más que por parte de los presos, vienen más por parte de quién nos dirige”.

«Es duro, porque a veces salta todo por los aires por el motivo más tonto». 

“Este trabajo en sí no es complicado, sobre todo hay que vigilar a los presos en el patio, abrir cancelas y controlar las cámaras de seguridad. Lo mejor es que empiezas cobrando unos 1.700 euros al mes”,

“No, la verdad es que no es tan peligroso como parece. De todas formas, todos los trabajos tienen sus marrones”.“Uno de pequeño no va y grita: quiero ser funcionario de prisiones. La primera imagen que se te viene a la cabeza es la del carcelero de las películas y piensas: yo no soy así. Más adelante te informas, lees y cambias. La práctica lo confirma. Los funcionarios de prisiones somos personas necesarias para ayudar a pasar los días a personas condenadas por diversos delitos, y más que nada para que haya orden en una institución en la cual eso es esencial. Tenemos que tener un comportamiento que sirva a los internos también en su proceso de vuelta a la vida civil»

Los Empleos más demandados del 2019:

Funcionario de prisiones 2019: requisitos, oposiciones y cuánto ganan
5 (100%) 1 vote[s]